La voz de un sanjuanero lanza su eco desde Argentina

 Que “veinte años no es nada” cantó el argentino Carlos Gardel en un tango que daba cuenta de la fugacidad de la vida, con sus apegos eternos que siempre inducen a la gente a ‘Volver’.

Hoy, 84 años después y justo en suelo argentino, un sanjuanero, “cantante, trotamundos y negro” hace evocar aquella sentencia del inmortal cantautor de tangos, al mostrar con su vida y obra que veinte años sí es mucho; o al menos, pues es el tiempo que le ha tomado a él nacer, crecer, estudiar destacarse como Estudiante Integral Andrés Bello en Inglés, imaginar, escribir y publicar tres cuentos, ganarse una beca y viajar a Los Ángeles-California a perfeccionar su inglés, regresar a su patria chica, para emprender un nuevo vuelo hacia Argentina persiguiendo un sueño que se proyecta en pantallas gigantes, integrar un coro gospell y ‘sacarla del estadio’ cantando algo que describe su sentir: ‘I feel good’.

 

Sucedió en las audiciones a ciegas del realitty La Voz Argentina. Juan Pablo subió al escenario y comenzó a cantar, a espaldas de  jurados, que en sus expresiones mostraban el deleite que les causaba la voz y la puesta en escena del joven. Ricardo Montaner fue el primer jurado el darle su voto y darse la vuelta le pidió al joven sanjuanero repetir su actuación “por el bien de ustedes”, dijo a los otros jurados. Luego se dirigió al escenario, lo abrazó y le dio la bienvenida como último participante de su equipo. “No puedo poner a nadie más”, dijo.

 

Pero el impacto no se detuvo allí. Los jurados le pidieron a Juan Pablo –para conocerlo un poco más- cantar algo más y les dio una prueba de La Flaca (Jarabe de Palo); y fue tal el encanto, que Axel (jurado) quiso tocar con él: ¿Te puedo acompañar con la guitarra un toque?”, le preguntó y mientras se colgaba el instrumento comentaba “es que este es un gran artista que admiro”.

La audición cerró con los elogios del jurado, con comentarios como  “viste como camina, como se paraba”, “Este tipo tiene mucha onda. Se le nota que tiene mucha onda para el teatro musical; es full histriónico. Juan Pablo es colombiano, a la gente en el estudio los volvió locos y ese es muy bien indicativo. Creo que me llevo como último integrante de mi grupo, un gran artista”, concluyó Montaner.

 

Juan Pablo acaba de cumplir los 21 años, cuatro de los cuales ha estado en Buenos Aires, Argentina, a donde llegó con la intención de estudiar dirección de cine, pero “decidí cambiarme a la carrera de música cinematográfica”, dice y agrega que cuenta con el apoyo de su familia. “Por parte de mi madre (Victoria Peralta Mendoza) siempre tuve apoyo para todo lo que quería hacer, por más que ella no estaba de acuerdo en que estudiara algo que estuviera relacionado con el arte, siempre me apoyó en todo lo que quise”.

 

Hoy permanece en argentina, a la expectativa de su futuro en La Voz; mientras tanto, continúa trabajando para financiar sus estudios y apoyar económicamente a su familia; hace parte de un góspel “en el cual nos reunimos alrededor de 90 cantantes que hallamos en la música un vehículo para llevar el mensaje de la iglesia, del cristianismo, a través de las canciones. Es un espacio de integración, un encuentro con la espiritualidad que además vincula la música”.

 

Sí son bastante sus 21 años, pero lo más significativo es que los ha invertido en la realización de sus sueños más profundos. No ha sido fácil, porque uno de los tramos más complicados del sendero es la lejanía de los suyos. “Nadie decide su vida, ni su futuro, pero nunca pensé que fuera a ser tan duro vivir sin la familia”, pero sabe Juan Pablo que su familia está cerca de corazón; no solo la de sangre sino la enorme familia que su voz, su carisma y su ejemplo, está formando en el mundo entero.

Compartir
Twittear
Please reload

Posts Recientes
Please reload

Siguenos
  • Facebook Social Icon
  • Instagram_App_Large_May2016_200
  • Twitter Social Icon
  • youtube-icon-app-logo-png-9

Copyright © 2017 Todos los derechos reservados. By Aldayr Ortega