Tiempo para honrar a las mujeres extraordinarias

 

Mujeres como ellas sostienen sobre sus hombros la honesta costumbre de quererse unas con otras, derriban imaginarios sociales que sitúan a su género en estadios de competencia, tumban los estereotipos de ellas como el sexo débil, y hacen trisas la naturalizada manía de la indiferencia hacia la otredad. Mujeres como ellas tejen con su esencia conexiones femeninas tan sólidas que transforman vidas, que reescriben libretos, que cambian vidas.

 

Por mujeres como ellas, fue incluida la palabra Sororidad en la lista de términos aceptados por la Real Academia Española, reguladora del léxico en el mundo hispanohablante, cuyos académicos al reunirse encontraron que era menester llamar por su nombre a la “hermandad y solidaridad entre las mujeres para crear redes de apoyo que empujen cambios sociales para lograr la igualdad”, a la “coexistencia, solidaridad y apoyo frente a los problemas sociales que se presentan en sociedad”, que era necesario nombrar ese “valor vinculado a la unión, respeto y amor entre el género femenino”.

 

Y entre líneas, subyaciendo esa definición, están ellas; las mujeres que trabajan, apoyan, sustentan, aconsejan, inspiran, empujan, salvan a otras y las enlazan con muchas más, se unen en la amistad y reciprocidad, para, juntas, saltar los obstáculos que haya que saltar y erguirse como mujeres con derechos de vivir en un mundo equitativo, con igualdad de género.

 

Las hay poblando el mundo, siendo columnas vertebrales de familias, organizaciones, empresas, tiempos, modos y lugares. En La Guajira, extremo norte de Colombia, por ejemplo, estas mujeres se inventan formas y espacios para hacer reconocimientos a las que consideran extraordinarias, que desde su quehacer dignifican la esencia femenina y que son ejemplo ideal para mostrar cómo las mujeres como ellas le hacen mucho bien al mundo.

 

Es así como este viernes ocho de marzo, unas: la Asociación Mujeres de La Guajira, exaltarán a otras: la escritora, investigadora, psicóloga y magister en estudios de género Fabrina Acosta Contreras; la gestora cultural Lira Deluque Brito y la deportista Josefina Martínez Villazón. En una ceremonia especial, que tendrá lugar en la Catedral Nuestra Señora de los Remedios, de Riohacha, a partir de las seis de la tarde, Las homenajeadas recibirán galardones Honor al Mérito Mujer Extraordinaria, para reconocer su trabajo en beneficio de las guajiras, colombianas y del mundo; hasta el rincón del planeta donde llegue la onda expansiva de sus acciones.  

 

“Queremos que ellas, desde la dimensión donde se vienen desempeñando, continúen haciendo esa obra en beneficio de las mujeres guajiras y colombianas. Ya Fabrina se salió de las ‘cuatro paredes’ de La Guajira; su dimensión es nacional en internacional; una mujer maravillosa, con dedicación y perseverancia que ha escollado para ocupar cargos importantes a nivel nacional”, dice Cilia Peñalver Brito, presidenta y cofundadora de la Asociación Mujeres de La Guajira, y añade que le entregarán el galardón honor al mérito mujer emprendedora con proyección social.

Exaltó, así mismo, el trabajo de Lira al frente del Carnaval de Riohacha, donde ha desarrollado “una labor grandísima por la cultura, a pesar de las dificultades para hacer los carnavales ha podido demostrarle a la región que éstos son una tradición importante”. De igual manera se refirió a josefina como “una maestra que además de representar a La Guajira y traer medallas, ha hecho una representación digna de las mujeres deportistas del departamento”.

 

Extraordinaria ha sido la tarea de las mujeres agrupadas desde hace más de tres décadas en esta asociación en favor de la dignificación del género femenino y su entorno familiar. Treinta y dos años han pasado desde aquel día en que, después de convertirse en profesionales, regresaron a Riohacha unas mujeres jóvenes sedientas de trabajar por su tierra, de poner todo el conocimiento que habían adquirido en la universidad al servicio de la sociedad; funcionaba entonces la asociación de profesionales de La Guajira y ellas, como es obvio, se emocionaron porque pensaron que sería ese e espacio para desplegar todo ese potencial que llevaban; pero se estrellaron con la realidad de una organización liderada por hombres, en la que las mujeres sólo podían aspirar al cargo de secretarias o asistentes; nunca presidentas. Fue entonces cuando decidieron armar su propia asociación, en la que fuera posible que una mujer la presidiera, en la que ellas tuvieran poder de decidir y liderar.

 

Estas mujeres son Nidia Restrepo, Libia peñaranda, Ligia Olaya, Adela Fonseca y Cilia Peñalver, nombrada presidenta, quien recuerda aún la primera convocatoria en el Club Los Cardones de Riohacha, donde esperaban ansiosas que se llenaran las cincuenta sillas que por fe habían dispuesto y que debieron duplicar, sin que aun así alcanzaran a sentarse todas las mujeres que acudieron al llamado, dándoles a ellas la justificación e inspiración para avanzar.  

 

“No ha sido fácil, pero hemos sigo perseverantes y nos metemos por un lado y por el otro para demostrar que esos tejidos desde el amor son maravillosos. Lo más lindo es ver a esas mujeres empoderadas, lideresas, con otra proyección”, expresa y agradece a todos familiares que las han entendido, seguido queriendo e impulsando, pese al tempo sacrificado para ellos, ofrendado a su causa sorora; “uno deja el hogar, los hijos, el marido por estar trabajando en esto; a ellos les agradecemos las ausencias, porque ellos necesiten que estemos con ellos”.

 

Desde su nacimiento, la Asociación de Mujeres de La Guajira viene aprovechando el ocho de marzo, cuando se conmemora el día de la mujer, para exaltar a las mujeres extraordinarias que hay en su región; no obstante, su labor es día tras día, con mujeres en todas las situaciones: “hemos venido trabajando por mujeres desplazadas, indígenas, afro, jóvenes, que han tenido víctimas; hemos hecho un trabajo maravilloso con todas esas mujeres que han tenido tanto sufrimiento”, cuenta la líder de esta iniciativa y detalla que trabajan con una orientación hacia el empoderamiento de las mujeres, a que sean emprendedoras y mejorar su calidad de vida de esas mujeres. La más grande retribución para ellas es cuando ven a las mujeres que han pasado por sus charlas y talleres tan dueñas de sí, de su femineidad, su dignidad, su autoestima y autovaloración.

Compartir
Twittear
Please reload

Posts Recientes
Please reload

Siguenos
  • Facebook Social Icon
  • Instagram_App_Large_May2016_200
  • Twitter Social Icon
  • youtube-icon-app-logo-png-9

Copyright © 2017 Todos los derechos reservados. By Aldayr Ortega