Fin de semana de canciones y tradiciones en Patillal

 

Es un buen motivo para regresar, han expresado muchos patillaleros a quienes las dinámicas sociales y laborales mantienen alejados de los entornos de su infancia y juventud, de los vecinos con los que elevaron cometas, cavaron casimbas o se bañaron en La Malena, hoy musa de nostalgias y cuentos, fantásticos para las nuevas generaciones que los juzgan inverosímiles, ya que dan cuenta de un tiempo de aguas abundantes en lo que hoy es un cauce de arenas que son humedecidas por lágrimas esporádicamente robustecidas por los aguaceros.

 

Sí volverán a Patillal muchos que nunca han dejado de hacerlo, como Juan José Corzo, un líder natural, con sus raíces y su esencia arraigadas en esa tierra de poetas, con el puentecito pueblerino, la lomita de piedras, los dos cerritos custodios, el entorno bucólico, la fauna cantarina, la magia eterna.

 

Volverá Corzo Lúquez a dirigir por séptimo año consecutivo el Encuentro de Canciones y Tradiciones, al que por cariño llama Festivalito, y que se ideó porque sintió insuficiente tener sólo un festival decembrino para honrar la cantera de arte que es Patillal.

 

Creó entonces un encuentro equidistante de aquel, que convocara de igual manera la fuerza y pasión de las tradiciones, el contenido de las canciones, y que al mismo tiempo le abriera escenarios de circulación, visibilización y fortalecimiento artístico al semillero de arte que allá es tan inagotable como los cotoprices de marzo, los mangos de abril, los mamoncillos de mayo o las aguas del río Badillo cuando llueve en la Nevada. 

 

“El encuentro Cultural de canciones y Tradiciones de Patillal es un evento eminentemente cultural, que nace de la necesidad de obtener un espacio, donde las distintas generaciones de nuestra tierra se puedan encontrar y conocer su verdadera esencia histórica y el contenido intrínseco que se encuentra arraigado en alma y el sentimiento de la gente Patillalera”, ha dicho Corzo, quien hoy se desempeña como promotor cultural del Municipio de Valledupar.

 

Pretende también descubrir nuevos talentos, rescatar, mostrar y abrir escenarios de participación a los niños, adolescentes, compositores y artistas nacidos y descendientes de Patillal, para que el nuevo semillero de talentos se siga fortaleciendo, al tiempo que le aportan a la salvaguardia de nuestra autenticidad Folclórica.

 

En esos espacios se aprecia el talento, se robustece la esperanza hacia un arte imperecedero, que nace y se reproduce como lo hacen todos los organismos vivos, cuya esencia se va renovando a través de las generaciones, encarnada en nuevos individuos que traen la misma información genética en ellos y también para que los mayores hagan una visita a su pasado, evocando y repitiendo las usanzas de su infancia.

 

“Patillal es mágico, su espacio en la geografía, ubicado bajo la inmensidad y frescor de la Sierra nevada de Santa Marta, rodeado de cerros, valles, colinas, ríos y sabanas vestidas de esperanzas, nos dicen que Dios en su creación, adornó ese bello paraje, con estos hermosos elementos, para que sus hombre se volvieran poetas y la cantaran a la hermosura que contemplan sus lindos encantos. El entorno excepcional, de escenarios naturales donde se ubica el paradisiaco pueblo, ligado a la majestad de las mujeres hermosas nacidas allí, se convirtieron en verdaderas piezas literarias y musicales que hoy se encuentran consignadas en la paginas de oro del cancionero invisible que guarda los mejores versos del género musical llamado Vallenato”.

 

Será entonces ocasión para rememorar tiempos de antaño cuando los habitantes del pueblo subían el Cerrito de Las Cabras; los niños galopaban en caballitos de palo y los mayores en sus caballos por todas las calles y sabanas del pueblo. Y es que son esas las razones que inspiran a este líder cultural para año tras año emprender la dispendiosa tarea de tocar nuevas puertas, conseguir los recursos y acondicionar la logística para traerle una alegría nueva al pueblo, para “rememorar esas épocas y encontrarse con esos lindos momentos”, para que las nuevas generaciones conozcan y se conviertan en portadores de la tradición oral, cantada, escrita, pintada y vivida del pueblo.

 

En consonancia con los objetivos de redimir las costumbres, cada año se exalta a un personaje que haya hecho aportes significativos a la memoria histórica patillalera. En esta ocasión, los escogidos son tres maestros que han hecho grandes aportes al desarrollo cultural de nuestro pueblo: Nicolás Corzo González, Luis Alberto Andrade y Jaime Alberto Polo.

 

Se logra con estos homenajes también hacer los reconocimientos que bien merecen aquellos personajes cuyos nombres no se mencionan hoy en los círculos folclóricos o históricos, pero que están allí escritos, amén de su vida y sus obras; tal como sucede con Julio García, Tombe Arias, Miro Zuleta y otros veteranos héroes anónimos de la cultura que han sido exaltados en este certamen.

 

Así las cosas, este 21 y 22 de junio, el encuentro será en Patillal. Habrá concursos de canción inédita, cantantes infantil y juvenil, piqueria, pintura y lectura infantil, así como un interesante conversatorio llamado ‘La Décima, expresión cultural del pueblo patillalero’, el cual tendrá como panelistas a Tomás Darío Gutiérrez Hinojosa, compositor, ambientalista y coordinador municipal de Cultura; José Atuesta Mindiola, docente, escritor y decimero, y Julio César Daza, compositor y decimero. Este conversatorio tendrá lugar el 21 de junio en la plaza principal de Patillal, a partir de las once de la mañana.

 

 

 

Compartir
Twittear
Please reload

Posts Recientes
Please reload

Siguenos
  • Facebook Social Icon
  • Instagram_App_Large_May2016_200
  • Twitter Social Icon
  • youtube-icon-app-logo-png-9

Copyright © 2017 Todos los derechos reservados. By Aldayr Ortega