Sonarán acordeones que la pandemia no pudo silenciar

 

Muchas vidas ha apagado la pandemia. Se han silenciado voces, se han cambiado costumbres, se ha reinventado otro tanto; se reseteó el sistema, pero no pudo con la fuerza musical interna que corre por las venas de las gentes que defienden, aman y preservan la música de acordeón. No pudo con el fervor de un pueblo que salvaguarda sus costumbres, historias y leyendas. No pudo hacer que los creadores de historias cantadas apagaran sus musas, que los repentistas silenciaran su pericia, que los que siguen la trilla que dejó Alejo Duran, ‘Chiche’ Martínez, los López, los Ramos, los Cuadrado y tantos otros, dejaran sin acariciar su compañero de vida: su acordeón. Pues pese a la pandemia, este año el Festival Vallenato se extenderá a todos los rincones del mundo, de manera virtual. Los escenarios serán las salas de las casas de millones de personas que se conectaran para no perderse la cita.

 

Naturalidad de los cambios

Los cambios invierten lo cotidiano, modifican la naturalidad del deber ser y ello conlleva a un reacomodamiento, que también es natural. Si se le preguntara a un parroquiano que desde el año 1968 se viene gozando de principio a fin la fiesta más grande de acordeones que se realiza en el mundo, ¿Qué representa para él qué este año el festival sea virtual?, seguramente con los ojos inundados de lágrimas respondería: “nostalgia”. 

 

Nostalgia que solo sería comparable en tamaño con la extensión del parque de la Leyenda Vallenata; el mismo escenario que éste año permanecerá en silencio y no podrá recibir esa alegría, jolgorio, risas, acordes y cantos que encierra en sus muros. Un silencio sepulcral que se extenderá a la avenida Simón Bolívar donde los repetidos acordes de los cantos del pilón, el zapateo de las comparsas que bailan las piloneras no convidarán a toda la ciudad a aglomerarse para verlas danzar; también se callaron las voces infantiles, las parrandas alternas y centenares de actividades que adornan esta fiesta.

 

Hay nostalgia en los nativos de no poder dar un abrazo a esos amigos o familiares que vienen desde lejos y cuya cita de encuentro era cada 26 de abril. Habrá desolación en las calles, el río Guatapurí y el comercio.

 

¿Cómo describirá su nostalgia esta vez el compositor Rafael Manjarrez? Y no solo Rafa, sino los miles de visitantes de otras regiones, países o continentes que usualmente llegan a sumergirse en los embriagantes cantos del ‘valle del amor amor’.

 

Se abrirán los fuelles y sonarán los Acordeones

 

El miércoles 30 de septiembre, desde las nueve de la mañana, se abrirán los fuelles de los acordeones para dar inicio a la versión número 53 del festival Vallenato, que este año se podrá ver a través la página oficial de la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata, ya que dadas las condiciones de salud mundial, fueron varias las modificaron que se hicieron para poder llevar a cabo el evento que más personas aglutina en la costa Caribe colombiana.

 

En sólo seis modalidades podrán participar los que aspiren llevarse la corona como reyes de la versión virtual del Festival de la Leyenda Vallenata. Son ellas: concurso de acordeoneros profesional, acordeoneros aficionados, acordeonera mayor, piqueria, canción inédita y el concurso de la casa festivalera, que consiste en decoraciones en las fachadas de las viviendas alusivas al evento de acordeones.

 

Solo se realizará una ronda semifinal y de ahí saldrán los tres aspirantes que irán a la final en todas las categorías. Así, en acordeonero profesional, aficionado y femenino participarán 15 de los inscritos y se escogerán los de mayor puntaje para la final.

 

En piqueria, todos los inscritos participarán en la única ronda y saldrán los finalistas. En canción vallenata inédita sólo se escucharán en transmisión 10 de las inscritas, para escoger las tres finalistas. La casa festivalera se seleccionará a través de un recorrido de visitas a las inscritas.

 

Desde el día 30 de septiembre hasta el tres de octubre se realizaran las competencias en tres escenarios sin público y con todas las medidas de bioseguridad; son estos. Casa de la Cultura, Universidad del Área Andina y Escuela de Bellas Artes; esto, en Valledupar.

Compartir
Twittear
Please reload

Posts Recientes
Please reload

Siguenos
  • Facebook Social Icon
  • Instagram_App_Large_May2016_200
  • Twitter Social Icon
  • youtube-icon-app-logo-png-9

Copyright © 2017 Todos los derechos reservados. By Aldayr Ortega