Renace la esperanza para el Centro Cultural de la Música Vallenata

 

Todos los aportes que permitan contribuir a salvaguardar, difundir y fortalecer la música vallenata será bien recibido por parte de los creadores, investigadores, defensores e intérpretes de este folclor, que en sus comienzos fue catalogado como provinciano y hoy  ha logrado penetrar en el corazón de millones de personas y traspasar fronteras.

 

Desde el año 2012, primer mandato de Luis Alberto Monsalvo, como gobernador del Cesar, se gestó y puso en marcha la iniciativa de construir un ‘Centro Cultural para la Música Vallenata’ - CCMV, como una oportunidad para que el mundo conociera y se alimentara de la lírica, los acordes, los mensajes e historias que enriquecen este género musical en todo su esplendor. Monsalvo visionó un escenario donde se promoviera y fortaleciera el vallenato, con espacios para el diálogo intergeneracional, registros fotográficos y visuales,  se respetaran las matrices melódicas e historias cantadas y desde el cual, se contribuyera con la magia, la realidad y cotidianidad para poner freno, anta las amenazas que lo tienen en necesidad de salvaguarda urgente.

 

Finalizó ese periodo gubernamental en el año 2015 y ante la falta de recursos, el sueño quedó ahí y se durmió la esperanza de ver materializado el proyecto artístico cultural de mayor importancia para generar turismo, desarrollo económico, cohesión social y, de paso, preservar la memoria histórica de la música vallenata, declarada por la Unesco como Patrimonio Cultural e Inmaterial de la Humanidad con necesidad de salvaguardia urgente.

 

Los cuatro años siguientes, el proyecto continuó en ese sueño profundo, pues no se visionó el mismo interés para hacerlo realidad y abrir esa ventana de posibilidades folclóricas, culturales, turísticas y socioeconómicas que necesita la región.

 

‘Una referencia naranja’

 

Con la llegada del segundo mandato de Monsalvo Gnecco, el proyecto despierta nuevamente con mucho más interés, pues desde el Gobierno Nacional fue referenciado dentro del Nodo de Economía Naranja, estrategia implementada por el gobierno del presidente Iván Duque, como modelo de desarrollo en el que la diversidad cultural y la creatividad son pilares de transformación social y económica del país, desde las regiones.

 

Ya con la experiencia vivida y ante el acelerado paso del tiempo, se volvió a prender la llamita de la esperanza y desde la Gobernación se están acelerando todos los procesos para que los cesarenses y el mundo en general, vea materializada la obra arquitectónica que conservará lo añejo del folclor, estimulará a las actuales y nuevas generaciones para ir dando paso al relevo ineludible para su preservación en el tiempo.

 

Después de varias reuniones con arquitectos, ingenieros, artistas, folcloristas, defensores de la música vallenata, parlamentarios y funcionarios del Gobierno Nacional, quienes han manifestado la necesidad de sacar adelante la iniciativa,  el proyecto fue ajustado y vuelva a caminar,  en la actualidad se encuentra listo para ser presentado en la sesión del  Órgano Colegiado de Administración y Decisión – OCAD Caribe, en la que se busca acopiar los recursos necesarios para su construcción.  

 

Diseño vanguardista

 

En un terreno de más de una hectárea se diseñó una edificación tipo vanguardista, sobre elevada 25 metros de altura en forma de árbol, ícono de la arquitectura vallenata, ideado de esa forma para armonizar con la naturaleza y en entorno, oxigenar el ambiente  y temperar el cálido clima vallenato; nicho que servirá de refugio para  que los transeúntes se abriuen en las sombras de sus ramas y desde allí se improvisen tertulias y parrandas, pues la membrana que lo cubre lo protegerá del sol y de la lluvia.

 

Será una estructura construida en cinco niveles, en los que reposará la historia y elementos que hacen parte de la idiosincrasia de la cultura musical del territorio cesarense; un museo del vallenato que recree y enseñe a quienes lo recorran, la historia de los juglares de este folclor; un centro de convenciones con capacidad para 1.200 personas, un museo de cera, una sala interactiva que  mostrará elementos que transporten al público a los orígenes del vallenato, la vida de los compositores, la historia de las canciones, del acordeón  y  de las familias que se han convertido en dinastías en el vallenato; locales comerciales, un área administrativa, dos sótanos con 243 celdas de parqueo y una amplia terraza en el último nivel que proyectará la mirada hacia la Sierra Nevada.

 

 

Compartir
Twittear
Please reload

Posts Recientes
Please reload

Siguenos
  • Facebook Social Icon
  • Instagram_App_Large_May2016_200
  • Twitter Social Icon
  • youtube-icon-app-logo-png-9

Copyright © 2017 Todos los derechos reservados. By Aldayr Ortega