• Redacción Nicho Cultural

Adolfo Pacheco sigue siendo un profeta grande en su tierra


Adolfo Pacheco Anillo. Foto Cortesía.

Llega el último mes del año y ¿qué mejor manera que entrar a él que una gran fiesta para celebrar la vida y la obra? Es precisamente lo que hará Adolfo Pacheco Anillo, el insigne sanjacintero al que le rendirán honores en el Festival Multicultural de los Montes de María que este 1 y 2 de diciembre realiza su sexta versión, en Carmen de Bolívar.


Este homenaje es el testimonio de que el orgullo y afecto que sienten los montemarianos por su coterráneo es más grande que el Cerro ‘e maco, así como la Hamaca grande que el autor quiso, simbólicamente, mecer al pueblo vallenato mientras entonaba cantos. Lo es porque es sólo uno más de las distinciones que se le han hecho y se le harán.


El adagio popular dice: Nadie es profeta en su propia tierra, pero en mí no se puede aplicar” dijo Pacheco Anillo hace apenas tres meses, tras un reconocimiento que le hizo la alcandía de su natal San Jacinto y del que salió con el corazón henchido de gozo al sentir el cariño de su pueblo; “sentí una inmensa alegría al ver el acompañamiento masivo de mis coterráneos, quienes durante el evento demostraron educación cívica”, y manifestó su gratitud a los artistas y músicos sanjacinteros que interpretaron sus canciones, a los bailarines que le recibieron danzando la Hamaca Grande y a todos quienes tuvieron parte en el acto.


Han sido también tiempos de presentaciones cantando y deleitando a los amantes de su música con ‘El tropezón’, ‘El Mochuelo’, ‘El viejo Miguel Pacheco’, ‘Me rindo majestad’ y muchas otras de las canciones con las que ha aportado al enriquecimiento del patrimonio inmaterial de la humanidad, llamado música vallenata tradicional. Esta vez la cita será en su territorio, en un festival que propende por la promoción de las manifestaciones tradicionales de Bolívar y por exaltar los valores culturales, como lo es Adolfo Pacheco.

Adolfo Pacheco con Carlos Vives. Foto Cortesía.

Entra las más solicitadas de sus canciones está ‘Me rindo majestad’, que recobró vigencia hace cuatro años cuando en entonces presbítero Alberto Linero anunció su retico de la vida sacerdotal para entregarse a vivir el amor con una mujer, y lo ejemplificó con un fragmento de la canción de Pacheco Anillo: “Voy a abdicar al trono de mi reinado, vengo a decirle me rindo majestad, usted será la reina yo su vasallo, le entrego toda mi libertad”.


También es una de las más cantadas, la emblemática ‘Hamaca Grande’, que alcanzó otras latitudes con la interpretación que de ella hizo Carlos Vives, que, a él, como autor de la obra, le significó excelentes réditos. “Veinticinco millones en cheques, en dos o tres meses me mandaba Edimusica y eso para mí fue grande porque yo no recibía esas cantidades en regalías”,

Posts Recientes