• Mary Mosquera @mary.mosquera

Caudales de inspiración


Por muchos años, las heladas y cristalinas aguas de los ríos Cesar, Guatapurí, Badillo y Ariguaní, en el Cesar, han inspirado el universo poético de los compositores de música vallenata, quienes ven reflejado en estos manantiales una conexión profunda e inspiradora que los acelera y los enamora más de la poesía, la naturaleza y el amor. Esas melodías que generan los ríos, producto del coqueteo con las piedras, troncos o ramas de los árboles y el aire, son adornadas con letras o poemas de compositores qué las han hecho suyas. Y este cinco de enero, les susurrarán al oído de cientos de personas, nativos y turistas que aprovechan lo poco que les queda de las vacaciones de fin de año para extasiarse y refrescarse en sus sombrías laderas.


Para el compositor de música vallenata Adrián Villamizar, “el setenta por ciento de nuestro cuerpo está hecho de agua y es una agua que resuena y se mueve, y cuando nuestra agua interna escucha el agua que murmura, que circula por el inmenso arenal; cuando uno escucha el golpeteo de esas aguas, esa tímbrica sonoridad entre la piedra y la rama, entre la piedra y la arena, esos pequeños cristales de sonido que van salpicando una corriente tenue, una corriente bravía, una cascada, un salto… cuando eso sucede, esos ríos están cantando una canción milenaria y esa canción entra por los poros de los niños que se van a bañar a ese río desde que son apenas lactantes, y ya de grandes siguen buscando en el río el momento de inspiración, de sonoridad”.


Además de esas riquezas poéticas de las que habla Adrián, es propio que en la selva y las laderas de los ríos abunde la fauna silvestre, esto es venados, tigres, guartinajas, manás, conejos, zainos, garzas, patos y paujiles, entre otras, que también entran a armonizar con sus cantos y bramidos las aguas de los ríos. Armonía que desafortunadamente también desapareció a causa de la contaminación, la cacería, la quema y tala de árboles. Por lo que se hace necesario la creación de consciencia ecológica colectiva que ayuden con los procesos de preservación.


Esta devastación ambiental, a la que los humanos han sometido el planeta, sumado al acelerado cambio climático, han intentado ahogar este caudal de inspiración, de vida y hábitat, pero pese a todo ello, su agonía es lenta y encuentra soporte, cómo el que hoy le ofrece la Corporación Corazón Caribe, con la institucionalización del festival ‘Un canto al Río’ que hidrata le inspiración de compositores de diferentes géneros musicales, para seguir cantando al cristalino caudal, heredando el legado para salvaguardar sus aguas.


Festival ‘Un canto al río Guatapurí’


Un canto al río es un concurso de canción inédita de cualquier género musical dedicada al río Guatapurí, como principal activo turístico y ecológico del Cesar. Es el primer festival que se realiza con estas características tan específicas, cuyo objetivo es destacar el gran potencial poético que encierran las corrientes de agua del Guatapurí. Su promotor el cesarense Jorge Naín Ruiz, un abogado de la Universidad Libre, comunicador, presidente de la Corporación Corazón Caribe, que se desempeña como asesor jurídico en la Procuraduría general de la Nación. Su amor al folclor vallenato lo ha llevado a desenvolverse en varias facetas, canta, compone e interpreta música vallenata y desde hace decenas de sábados viene presentando a través del ciberespacio el programa ‘La Parranda con Naín’; un encuentro formato entrevista con artistas vallenatos.


“Este evento se abre por primera vez para llamar la atención sobre la mayor protección del río Guatapurí, la cara amable de Valledupar, donde los compositores aceptaron la convocatoria. Todos están invitados a presenciar este gran acontecimiento a orillas del río Guatapurí”, expresa Jorge Naín.


Cómo será el Festival


Del total de canciones inscritas, se realizó una preselección por porte del jurado calificador, arrojando como resultado 25 canciones, entre ellas paseos, merengues, sones, puyas, pop-fusión y corridos; que serán interpretadas en la tarima que se instalará en las orillas del río Guatapurí; es decir, en el balneario Hurtado, a la altura del parque de La Provincia, este cinco de enero a partir de las 10:00am.


Una vez se terminen de presentar las canciones, el jurado se tomará un tiempo para deliberar y escoger las canciones con mayores puntajes, éstas pasaran a la final, que se realizará el mismo día a partir de las 5:00pm. Para el cierre se anuncia un espectáculo musical.


Este evento premiará las canciones que ocupen los tres primeros lugares, así. Primer lugar dos millones de pesos, segundo lugar, millón quinientos mil y tercer lugar un millón de pesos.


Listado de Canciones preseleccionadas


De Taganga al Guatapurí, de la autoría de Idinael Tejada. Cuando partí, Camilo Palomino. La voz del Guatapurí, Octavio Almanza. Dios mío, Germán Camargo. El mundo canta vallenato, Andrea Barrios. Privilegio del Valle, James Rincones. El rio, mi novia y yo, Cesar Blanco. Orgullo vallenato, Luis Fernández, No dejaré que muera, Mery Zalabata. Tengo que ir allá, Álvaro Lozano. Si la Sirena hablara, Julio Salas. Cuánto te extraño. Analía Suárez. La Sirena y el río. Jhon Mejía. Ay Guatapurí, Luis Carlos López. No hay otra belleza, Adrián Mejía. Como el Guatapurí, Jeiner Fernández. Mi río Guatapurí, Elbert Araújo. Rio de ensueños, Neydys Flórez. Un canto al río, Roberto Jiménez. Guatapurí vida y canto, Tomás Martínez. Por el río Guatapurí, Rubén Morales. Aguas de amor, Nilson Caro. Mi río Guatapurí, Julio Ortiz. Mágico Guatapurí, Danna Tetay. Hermoso Guatapurí, José Orozco.

Posts Recientes