• Mary Mosquera @mary.mosquera

Con desaprobación de agremiaciones, se firmó Plan Nacional de Cultura


Imagen de presentación del Plan Nacional de Cultura. Foto MinCultura.

Preocupados por la suerte que correrá el patrimonio creativo y artístico de la cultura en Colombia, más de 120 agremiaciones, un centenar de gestores y portadores culturales, agremiados en el movimiento Frente Amplio por la Cultura, declararon su descontento por la firma del Plan Nacional de Cultura - PNC, por parte del Ministerio de Cultura, el cual según los voceros del movimiento, no muestra la realidad del sector, no los representa y por ende no resuelva sus necesidades de abandono estatal.


Para el ente ministerial, El Plan Nacional de Cultura, firmado el pasado 21 de julio y que estará vigente por un periodo de 10 años; es decir de 2022 a 2032, promoverá, protegerá y garantizará los derechos culturales, la diversidad, los patrimonios, las memorias de los artistas y gestores del territorio nacional y dignificará su labor.


Pero una opinión distinta tiene el movimiento Frente Amplio por la Cultura, porque a su modo de ver, el documento está plagado de falencias desde la concepción metodológica, pues encuentran inexistencia de un verdadero balance con relación al anterior Plan de Cultura que tuvo una vigencia entre los años 2001 a 2010; le encuentran grandes fallas estructurales y conceptuales, como también aseguran en desacertado el panorama que en él se presenta sobre la actual situación de los diferentes sectores de la cultura y sus necesidades prioritarias.


Detalles del Plan Nacional de Cultura 2022 - 2032


El proceso de concepción y desarrollado del PNC fue concebido en cuatro fases: la primera era el alistamiento Plan, cronograma que cubría los años 2019 y 2020; luego se dio la fase del diagnóstico, la cual se programó para los años 2020 y 2021; seguidamente se hizo la formulación, el primer semestre de 2022 y se deja la implementación para el segundo semestre del año en curso; es decir, una tarea pendiente para el gobierno que entra.


A través de la asesoría del Consejo Nacional de Cultura y sus representantes, se desarrollaron las estrategias y mecanismos de participación ciudadana en los territorios, los subsectores y los diferentes grupos poblacionales; afirman en el documento que “la participación en la fase diagnostica fue de 80.053 participantes, que se vincularon a través de redes sociales, encuentro, diálogos, buzón de voz, encuestas y foros”.


En la línea de sostenibilidad económica del documento del Plan, que es público, se lee el objetivo de “promover el desarrollo equitativo y el crecimiento de las industrias culturales y creativas a través de apoyo e incentivos a los emprendimientos y empresas culturales, para así aportar a la creación de valor, la competitividad, la autonomía económica de los agentes culturales y el desarrollo económico del país”.


Con respecto a este mismo objetivo, hace una recomendación: “el Consejo Nacional de Cultura y la misión de expertos hicieron una serie de recomendaciones al gobierno 2022-2026, para que avance en un estudio amplio y profundo de las fuentes de financiación del sector cultural para brindar herramientas, desde el primer cuatrienio de este PNC, para su sostenibilidad e inicio de la implementación”.


Sugiere la necesidad de plantear una fase de sostenibilidad, que contemple actividades de apropiación social e institucional, elaboración de instrumentos de seguimiento y evaluación, construcción de presupuestos indicativos, estrategias de adecuación y sostenibilidad política e institucional y armonización estratégica con los planes nacionales y territoriales de desarrollo. Un mes atrás se había aprobado un documento Conpes, encaminado hacia el mismo objetivo.


Contenido del documento Conpes


Según el documento 4090 del Consejo Nacional de Política Económica y Social - Conpes, fechado el seis de junio de 2022, fue aprobada una destinación presupuestal de más de 311 mil millones de pesos para la creación de una política que busca mejorar las condiciones de la cultura y la creatividad, como eje central y fundamental para el desarrollo sostenible y equitativo del país.


El texto plantea estrategias para promover la identificación y el reconocimiento del valor cultural y económico, de las expresiones artísticas, culturales y creativas, visibilizando su potencial de transformación en las comunidades, cuyo horizonte de ejecución propuesto se extiende hasta cinco años después de la puesta en marcha.

Así mismo, traza acciones para fortalecer la articulación entre actores públicos y privados, la información sectorial que permita la adecuación del marco institucional y los instrumentos de política, además de mejoras en las condiciones de los entornos y la economía para la sostenibilidad de los sectores y el impulso a su participación en las cadenas de valor.


Propuesta del Frente Amplio por la Cultura


El 14 de julio del presente año tuvo lugar una audiencia pública, con representación de más de cien agremiaciones del sector cultural del país, con la cual el ‘Frente Amplio por la Cultura’ buscaba frenar la firma y posterior implantación del ‘Plan Nacional de Cultura 2022-2032’, pero este fue firmado siete días después por el Ministerio.


El objetivo del acto público, que pese a la firma del Plan sigue sobre la mesa es, exigir estudios y metodologías apropiadas e incluyentes; esto es, concertada con los hacedores de cultura en el país; que los contenidos que se incluyan, garanticen la democracia, independencia y soberanía cultural y su reafirmación como derecho fundamental y bien primordial de interés social.


Aportan, además, una serie de ponencias que explican la situación actual del ecosistema cultural nacional, para que se convierta en hoja de ruta de un nuevo Plan de Cultura, que se inicie con un estudio pormenorizado de la situación haciendo presencia en los 1.103 municipios nacionales, que se haga un balance real del estado de la cultura en la Nación y se incluya la participación efectiva de todos los miembros de la cadena de producción.


A lo que aspiran con esto un proceso real de estudio y elaboración técnica, científica y verdaderamente incluyente para poder formular un nuevo Plan, que contemple la realidad nacional, el estado actual del arte, la cultura y esté al servicio de la nación, de los artistas, de las comunidades, de los grupos poblacionales y, en general, de todo el pueblo colombiano.


Pronunciamiento, luego de la firma del Plan Nacional de Cultura


Una vez conocido el texto completo del Plan Nacional de cultura 2022-2032, firmado por el Ministerio que representa esa rama en el Gobierno, los agremiados del Frente Amplio por la Cultura se pronunciaron a través de un documento que fecharon el 04 de agosto de 2022. En dicho comunicado, que es respaldado por más de 300 firmantes, el movimiento artístico y cultural explica en 14 ítems los lineamientos a considerar para elaborar un nuevo Plan y derogar en recién firmado.


Dado que este nuevo Plan Nacional de Cultura se elabora como actualización de un documento equivalente que tuvo vigencia los años 2001-2010, el colectivo de artistas considera que “la actualización no se concertó con los propios artistas y los verdaderos gestores y creadores, ni con los sectores artísticos y culturales y, en cambio, recurrieron a ignaros y a voces anónimas (mediante buzón de voz) con escasos conocimientos sobre la problemática cultural del país y se apoyaron y sustentaron en los conceptos sin fundamento de algunos consejeros nacionales de cultura que no nos representan”.


Agregan además que “deberían justificar, de cara al país, la recomendación de formular y aprobar el Plan Nacional de Cultura, sin una evaluación de sus resultados hasta la fecha, lo que los convierte, más que en asesores y aliados de los artistas, actores y hacedores del arte y la cultura, en cómplices y encubridores de una gran farsa político-cultural, propia de un gobierno plutocrático”.


La tarea queda pendiente


La implementación del Plan Nacional de Cultura 2022 – 2032 será una tarea que heredará la entrante ministra de Cultura, Patricia Ariza, quien deberá determinar el rumbo a seguir del documento, sí dejarlo como está o si reestructurarlo y hacer nuevamente la tarea con juicio y concertación con los voceros del sector cultural que reclaman ser tenidos en cuenta.


Será necesaria la unión con todos los sectores y en todos los rincones del territorio nacional, para elaborar, aprobar e implementar un documento que los aglutine y represente y, de paso, resarcir la desfinanciación y el abandono al que aseguran los actores de la cultura han estado sometidos, en todos los niveles de gobiernos.


La tarea es construir una nación multicultural activa, con todos sus matices fortalecidos y facilitando los escenarios para el beneficio general nacional y la salvaguardia de las tradiciones culturales; escuchar todas las voces y construir en conjunto: gobiernos, creadores, gestores y emprendedores culturales y cada sector cumplir con sus responsabilidades, para concertadamente, proteger el ecosistema cultural de la nación.



Posts Recientes