• Redacción Nicho Cultural

Cuatro días de calentura y nuevos portadores del ‘Bombo Golpeador’, al cierre del Petronio


Son Bacosó, ganadores en la modalidad de Chirimía. Foto Cortesía.

Después de cuatro días de corrinche y calentura, uno que otro aguacero y el derroche de talento con sonidos mágicos de marimbas, flautas, cununos, guasás, bombardinos y violines, y con la proclamación de nuevos ganadores, cayó el telón del Festival de Música del Pacífico Petronio Álvarez, que este año realizó su versión número 26, en la ciudad de Cali, donde el epílogo de la fiesta dejó la certeza del fortalecimiento de las nuevas generaciones del folclor del litoral pacífico, que están ávidos por salvaguardar su cultura ancestral.


Por miles se contaban los asistentes a la Unidad Deportiva Alberto Galindo, sede del certamen, a donde llegaron 48 agrupaciones con sus instrumentos dispuestas y disponibles para brillar y sus corazones llenitos de ilusión por sumar a su historia el codiciado bombo golpeador, que este año se entregaría en honor a los maestros chocoanos Octavio Panesso y Leonidas Valencia.

La vicepresidenta Francia Márquez disfrutó el Petronio. Foto Cortesía.

Mientras en el escenario, los músicos la daban toda, en el público se vivía una arrechera exacerbada por la magnitud del kilele; los corazones se aceleraban, cantaban a grito herido y daban vivas al Petronio. Entre esos corazones estaba el de Francia Márquez Mina, vicepresidenta de Colombia, que llegó en el momento justo del preámbulo de la categoría de Chirimía, Flauta y Clarinete


A esas alturas, siendo la tercera noche del Festival, ya se había vivido toda una programación, de la que ni ‘San Pacho’ pudo perderse, pues por segunda vez en la historia, este santo, principal patrono de Quibdó en el departamento del Chocó, salió de la Iglesia de San Francisco de Asís, ubicada en el centro histórico de Cali y atravesó la ciudad para llegar al lugar de la fiesta, para evocar el sincretismo religioso que identifica a las comunidades afrodescendientes con celebraciones como las Fiestas de San Pacho del Chocó, reconocidas ante la Unesco como Patrimonio Inmaterial de la humanidad.


El encuentro de Cocinas vivas derivó en un espacio de conversación y creación de una nueva propuesta de cóctel, con protagonismo del biche y las preparaciones propias de la gastronomía que es legado de las ancestras negras, así como la tradición del turbante, que también tuvo espacio en el Petronio, a través de los saberes de las portadoras de esa tradición.

Ensamble musical - juntanza femenina. Foto Cortesía.

Brasil, el país invitado, puso a la gente a vibrar al ritmo de samba afro con Ilê Aiyê (La casa de todos); el deleite fue insuperable, al ritmo de tambores, zurdos y repiques, que dejaron claro a los presentes que Brasil y Colombia son países hermanados, por la frontera, por la gente y por la tradición folclórica; que como lo pregonó en el escenario ChocQuibTown “nos une la pinta, la raza y el don del sabor”. Ese mismo sabor, pero robustecido por la juntanza femenina y la historia de mujeres poderosas como Susana Baca, Zuly Murillo, Nidia Góngora y Totó La Monposina, se vivió en el ensamble de voces afro latinas, que representó una de las grandes novedades del Festival este año.


Ganadores del ‘Bombo Golpeador’


Y al cabo de todo esto, de vuelta a la tercera noche del Festival, se dieron las presentaciones y los filtros que iban pasando los que lograran imponerse por su calidad interpretativa, su puesta en escena, su creatividad, a los ojos del jurado calificador, que se vio en aprietos, ante tanto talento. Doce fueron las agrupaciones que clasificaron para presentarse la cuarta noche y buscar en tarima el ‘Bombo Golpeador’, en las categorías de Violín Caucano, Chirimía de Flauta y Clarinete, Marimba y Libre. Y así quedó la cosa:


En la modalidad de Marimba y cantos tradicionales, la agrupación ganadora fue ‘Herencia de los ríos’, provenientes del municipio Roberto Payán, Nariño, la cual nació hace cuatro años, con el fin de fomentar, preservar y difundir las prácticas ancestrales de los pueblos afrodescendientes. “Este premio representa para nosotros, el aporte para que los jóvenes se incluyan en la música y nos alejamos del conflicto que tanto nos golpeado en el municipio de Roberto Payán”, aseguró Yilber Quiñónez, ganador del Bombo Golpeador en Marimba.


Los ganadores de la modalidad de chirimía de flauta y clarinete llegaron del Chocó para brillar en el Petronio, Se trata de Son Bacosó, una agrupación con la que músicos salvaguardan la Chirimía, manteniendo la tradición y los referentes de esta expresión. “Para los artistas del Pacífico, el Petronio es como nuestro mundial. No hay intérprete o ejecutor de nuestra música que, al menos, una vez en su vida, deba venir a nuestra casa grande a dar lo mejor de sí. Nos sentimos muy orgullosos”, Wilman Martínez, director Son Bacosó.

Proyecto Uramba, ganadores en Violines Caucanos. Foto Cortesía.

El primer puesto en la modalidad de violines caucanos fue para Proyecto Uramba, grupo de cuatro años de existencia, cuya razón de ser es salvaguardar las manifestaciones artísticas y culturales afro ancestrales del norte del Cauca. “Este año, el jurado la tuvo muy difícil en nuestra categoría. Felicitamos a los compañeros de las otras agrupaciones. No queremos perder la oportunidad para destacar el festival; es una plataforma necesaria para la exposición de nuestra música”, expresó Michel Estiven Lucumí, integrante de la agrupación.


En la categoría Libre, el Bombo Golpeador fue para la agrupación La Jagua, procedentes de Popayán, la cual, a los ojos del jurado, se destacaron por su música, por la diversidad de sus integrantes originarios de municipios andinos de Cauca, Nariño y las voces nacidas en el Pacífico. “Es muy importante la plataforma que nos brinda la Alcaldía de Cali, con el festival Petronio Álvarez. Aquí nos reunimos toda la diversidad del pacífico y de nuestra cultura andina. El festival es una gran oportunidad”, aseguró Fabian Molano, director de la Jagua, primer puesto en la categoría libre.


Los ganadores se llevaron importantes premios, dispuestos por la Alcaldía Distrital de Cali, que dispuso recursos para estimular la competencia y el espíritu musical, de la siguiente manera: Primer lugar: $19.550.690, Segundo lugar: $14.622.980, Tercer lugar: $9.775.320, Premios individuales: $4.000.000. Así mismo, las 48 agrupaciones que clasificaron a la semifinal recibieron un incentivo económico de $5.000.000.


El balance del Festival

Cerrado el telón, vinieron los abrazos de hasta pronto, las promesas de no perderse la versión del próximo año, las nostalgias que suelen alojarse en los corazones en cada ocaso del Petronio, los balances de cada momento vivido y el recargue de baterías para, desde ya, reiniciar los preparativos de la versión número 27 del Petronio Álvarez.


El festival no se termina con la premiación. En adelante la gran apuesta es circular estas expresiones en escenarios a nivel nacional e internacional. Es un sueño con que le hemos transmitido a la vicepresidenta Francia Márquez. Por ahora, la primera parada es en el teatro Jorge Eliécer Gaitán y los ganadores de otras temporadas de Petronio en Feria Petra de Brasil, para el mes de noviembre y por supuesto nuestra Feria de Cali”, indicó Mayorga, el secretario de cultura de Cali, quien se echó al hombro la organización del certamen y no se perdió ni un momento del mismo.


Entre tanto, Ana Copete, directora del festival, se refirió al buen comportamiento del público y a las connotaciones que ello tiene para ver el Petronio Álvarez como un escenario de paz, convivencia, cultura y llamados a la convivencia. “Sin duda es una emoción muy grande. Finalizamos la competencia, pero para los músicos es el primer paso a escenarios internacionales. Ganarse un Bombo es como ganarse un Grammy, un Oscar. Es nuestra máxima expresión”, precisó.


Glosario del Petronio

Arrechera: Expresión corporal que manifiesta alegría.

Calentura: Demasiado ánimo, alborotarse.

Corrinche: Estar en grupo.

Biche: bebida artesanal del pacífico

Kilele: Expresión de alegría, rumba y jolgorio.

Posts Recientes