top of page
  • Mary Mosquera @mary.mosquera

Las ‘lobas’ facturan


Artista barranquillera Shakira. Imagen de Internet.

Luego de una explosión musical que salpicó hasta el último rincón del globo terráqueo, se unificó en todas les esferas de la sociedad la canción de Shakira y el productor musical argentino Bizarrap con el sencillo ‘Sessions #53’ que, además de enardecer emociones, se convirtió en agenda obligada en conversaciones o encuentros de millones de personas en el mundo. Acontecimientos como estos van cobrando su espacio transitorio en la cotidianidad de las gentes y no porque lo haga visible la barranquillera, sino porque siempre han estado inmersos en la sociedad y de alguna manera, ocultos o visibles han marcado la vida de los seres humanos.


La infidelidad existe en todos los niveles de la sociedad, sin importar credo, raza, estudios o posición económica. No guardar fidelidad a la pareja es casi una tradición o condición cultura que ha permeado a la humanidad y ha llevado a quienes la viven, a catalizar este tipo de emociones para manifestarla desde la orilla donde se encuentre, agregando intensidad al cualquier tipo de manifestación que se refleje en el corazón.


No existe un manual de comportamiento a seguir cuando se termina una relación, cada persona hace su duelo diferente o guía sus emociones según su carácter. La canción de Shakira y Bizarrap despertó ese sentir en las mujeres para revelarse al diseño de sumisión y seguramente será modelo a seguir en lo sucesivo.


Un aporte importante que hace la canción ‘Sessions #53’ es alimentar el empoderamiento de las mujeres ante la sociedad, una mujer profesional y emprendedora no depende de un hombre para suplir sus necesidades, una mujer trabajadora factura para darse sus gustos, sufre, pero disimula la pena y vive empoderada de su condición de independencia.


Una ‘loba’ es una mujer fuerte, salvaje, que se revela ante el constreñimiento social, para evitar invisibilizar su esencia instintiva, su sistema no reconoce la palabra sumisa y eso es positivo, es válido rediseñar el modelo o editarlo para configurarlo a su modo de vida, a buscar la felicidad y la paz, entendiendo que, el patronaje masculino y femenino tienen el mismo valor.


Toda mujer vive con su instinto salvaje


El instinto de ‘loba’ o salvaje es el que convierte a la mujer en ingobernable, rebelde y autoritaria, diseñada y preparada para la vida que quiere vivir. La escritora Clarissa Pinkola Estés, en su libro ‘Mujeres que corren con los lobos’ describe, de manera muy acertada, el carácter aguerrido de esas mujeres salvajes cuyo temple en muchas ocasiones es rechazado culturalmente. Toda mujer guarda ese instinto, algunas públicamente a la vista de todos, otras lo esconden y unas pocas, lo sepultan obedeciendo al modelo social.


Tanto los animales salvajes como la Mujer Salvaje son especies en peligro de extinción. En el transcurso del tiempo hemos presenciado cómo se ha saqueado, rechazado y reestructurado la naturaleza femenina instintiva, ha sido tan mal administrada como la fauna silvestre y las tierras vírgenes. A lo largo de la historia, las tierras espirituales de la Mujer Salvaje han sido expoliadas o quemadas, sus guaridas se han arrasado y sus ciclos naturales se han visto obligados a adaptarse a unos ritmos artificiales para complacer a los demás”.


La escritora advierte del poder y la fuerza secreta que alienta a toda mujer; aun, cuando los esquemas de la sociedad la quieran ubicar por niveles inferiores a los hombres. “No es ningún misterio y tampoco es casual que los lobos, los coyotes, los osos y las mujeres inconformistas tengan una fama parecida. Todos ellos comparten unos arquetipos instintivos semejantes y, como tales, se les considera erróneamente poco gratos, total y congénitamente peligrosos y voraces”.


“Una loba como yo no está pa’ novatos”


Volviendo al mensaje que encierra la más reciente letra escrita por el productor y compositor caleño Keityn y la cantante barranquillera Shakira, quienes no solo le ha escrito juntos ‘Music Sessión 53’, sino que también lo hicieron con éxitos como ‘Te Felicito’ y ‘Monotonía’. Es una costumbre musical a la que nos tienen enseñados la mayoría de los artistas, sin importar en género, solo basta con revisar los cancioneros. Shakira acostumbra a cantarle al enamoramiento y al desenamoramiento, es una artista dedicada a hacer música; La ruptura con sus anteriores parejas también quedaron reseñadas en canciones.


La cantante mexicana de género pop latino Paquita la del Barrio, en la canción ‘Rata de dos patas’ fue más lejos. La cantante confesó que la canción fue pensada en uno de sus exesposos después de una infidelidad. “Rata inmunda / Animal rastrero / Escoria de la vida / Adefesio mal hecho / Infrahumano / Espectro del infierno / Maldita sabandija / Cuánto daño me has hecho”.


Pero es quizás en el folclor vallenato y sobre todo en los compositores modernos, donde más insultos reciben las mujeres por temas de infidelidad, separación o simplemente por no aceptar la relación. La canción ‘Injustica’ del compositor fallecido Héctor Zuleta es un ejemplo de que en el vallenato tradicional también se vivían estos episodios.


Yo no iba a obligarte a que me quisieras / ni a que me mintieras precisamente ese fue tu error / si algo de vergüenza todavía te queda / baja la cabeza siempre que escuches esta canción / y si un día me vez / espero que no tengas el descaro de saludarme / porque francamente ya no eres digna ni de mirarme / para mi hasta un canto sin melodía vale más que tú”.


Otra canción de Rafael Manjarréz le advierte a la mujer que. “Piensa bien cariñito lo que estás haciendo / pa’ que pasos en falso no vayas a dar / anticipadamente te estoy advirtiendo / porque si fallas no te voy a perdonar / yo te he marcado pautas para que camines / por donde no se manche tu traje al pasar / sincero y consejero hasta el final he sido / pero presiento que no pensamos lo mismo / si me equivoco me tendrás que perdonar”.


Ese machismo enquistado en la humanidad se refleja en las composiciones musicales como ultrajes e insultos, hasta a ‘basureros’ se manda a la mujer. En ‘A metros de mi vida’ el compositor, productor y acordeonero Rolando Ochoa le dice a la dama. “Soy mucho pa' tu vida / y eres de mala suerte / hoy te boté bien lejos de mi mente / y espero nunca salgas / del basurero en el que en mi / ahora duermes”.


“Una loba como yo no está pa tipos como tú / a ti te quedé grande, por eso estas con una igualita que tú”. Es un verso de la recién publicada canción de la artista barranquillera en el que describe esas formas de des-complementariedad que también son evidentes en algunas parejas, ya sea por la edad, el físico, intelectualidad o en nivel socioeconómico. Desigualdades imaginarias que puede nivelar el amor, pero es la misma sociedad que enclaustra a las personas en esos formatos.


La cultura musical del ‘salpique’


Así como los artistas imponen éxitos temporales y otros que van enriqueciendo el folclor añejo, también se ha ido normalizando el formato de composiciones que agreden, salpican, hieren e insultan al género contrario. Parece ser una nueva cultura musical vengativa contra las exparejas o cualquier parroquiana que, en algunos casos por inocencia o con intención, motivaron a los creadores de cantos a despertar su inspiración.


Andrea Imaginario, profesora universitaria, cantante, licenciada en artes, con maestría en literatura y doctoranda en historia, define el concepto de cultura como el conjunto de bienes materiales y espirituales de un grupo social transmitido de generación en generación, a fin de orientar las prácticas individuales y colectivas. Ello incluye lengua, procesos, modos de vida, costumbres, tradiciones, hábitos, valores, patrones, herramientas y conocimiento.


Es por eso que miles de canciones se escriben para manifestar rechazo a ciertos comportamientos y por haber generado ruido en su momento, también se convierten en modelo a replicar de otros compositores. Si se siguen replicando temas modelos como: ‘Music Sessión 53’, ‘Rata de dos patas’, ‘Advertencia’, ‘A metros de mi vida’ y muchísimas canciones con este corte, seguramente que estos son los cimientos sobre los que se va a educar al relevo generacional de artistas y, seguramente vendrán cosas mucho más agresivas en las letras.


En algún momento se normalizó este tipo de comportamientos de infidelidad y de machismo. No es que el género femenino sea fiel, porque de hecho se escuchan expresiones como; “los ‘cachos’ hacen parte del fortalecimiento de la relación", “los compositores cuando ‘les pegan cacho’ es cuando mejor componen”. Normalizando una acción que de por sí es irrespetuosa y cada artista descubre sus emociones y las escribe como la siente y de esos tipos de mensajes se alimenta la música.


Duelo emocional


En el concepto psicológico, cuando se presentan separaciones sentimentales, es necesario que las personas involucradas en la ruptura emocional hagan su proceso de duelo; es hacer que la catarsis cumpla si ciclo y así, superar todas las etapas. Según el centro clínico de psicología de Madrid ‘Área Humana’, el duelo emocional debe empezar por la regulación o fortalecimiento de la autoestima, para luego enfocarse en desaprender las normas de convivencias establecidas en pareja. “La autoestima es muy importante para superar una ruptura sentimental. Se producen errores en el modo en el que valoramos a la persona que hemos perdido, idealizándola o negándola, pero sobre todo se produce un juicio en algunas ocasiones injusto y cruel que no permite avanza”.


Una ruptura no solo es la pérdida de la pareja, es también el cambio en el formato de vida, la división de las amistades, de los espacios frecuentados, la casa, etcétera; un sistema completo que es necesario formatear. El duelo emocional es un proceso de adaptación necesario para recuperar el equilibrio y bienestar. Se habla de las fases del duelo que pueden producir negación, culpa, desesperanza, rabia y aceptación; es un período cuya duración e intensidad dependen del manejo que se le dé y como enseñanza dejará aprendizaje, crecimiento, fortalecimiento personal y madurez emocional.


En ‘Área Humana’ se definen las fases del proceso así: la primera es el impacto o fase de shock, es cuando las emociones se desbordan; una siguiente es la confusión, las dudas, la ira y las contradicciones, una especie de montaña rusa; se cree poder soportar la situación, pero a la vez que fallan las fuerzas; la siguiente fase es de análisis, de evaluación y de tristeza, se dedica mucho tiempo revisando la relación y cuales pudieron ser los puntos de quiebre y finalmente llega la fase de aceptación, ilusión, normalización y motivación, aquí el dolor empieza a menguar, llega un momento de más calma, florecen ilusiones y se abraza en futuro con más fuerzas.


El daño colateral


“Una acción lleva a la otra” reza el adagio popular, lo que hace que, en algunos momentos, las decisiones que se toman beneficien positiva o negativamente a otras personas. Independientemente de los beneficios que le haya traído la canción de la barranquillera a algunas empresas o marcas mencionadas; a los directamente implicados en la producción, cantante, compositor, productor, estudios, plataformas, músicos y toda la cadena. Es innegable que los daños colaterales afectaron a otras personas, directa o indirectamente.



Komentáře


Posts Recientes
bottom of page