• María Mosquera

Mil sustantivos no es una canción rutinaria


Adrián Villamizar y Jacinto Leonardi Vega. Foto Cortesía.

Por: Marlon Rafael Escalona


Adrián Pablo Villamizar Zapata, El Ángel bohemio, ha compuesto una melancólica canción en ritmo de merengue, que es para entender, interpretar y gozar. Llena de sentimiento y recuerdos de toda una vida, en la cual sus amigos identificamos muchos episodios, que sin mayor extensión ni uso de verbos, nos relata en una retahíla de sustantivos, coherentes, consecuentes con la nostalgia y esos momentos vividos, que muchos de nosotros hicimos parte de ellos, en ese trasegar de la juventud estruendosa, en donde los boliches, el trompo, el balón de futbol, los dulces del Valle, los patines, la bicicleta, los sentimientos aflorando y materializándose en una obra del romanticismo de todas las que ha compuesto.


Participa en el concurso rey de reyes del Festival de la Leyenda Vallenata, ‘Mil Sustantivos’, una canción si verbos, cuyo nivel de complejidad lo marcan sus comas y puntos en el texto delirante de toda una historia. Se requiere un especial cuidado para adentrarse a la magia de la canción y así, amalgamarse con un sentir y una explosión de vivencias relatadas con una majestuosidad y sencillez cual cascada de agua de lluvia, bajante por un chorro de cualquier tejado de una casa cualquiera de nuestros recuerdos.


El contexto de cada sustantivo evoca un sinnúmero de momentos, que ya se han plasmado en otras creaciones del autor y que surcan la fértil imaginación del atento escucha y matizado por una voz, guajira, ronca, vernácula y trasnochadora de Jacinto Leonardi Vega, quien la presentará en el concurso y que le otorga el toque profuso, añejo y con sabor a parranda en la colita del patio, de cualquier casa en barrio del viejo Valledupar.


Para todos los amantes del Vallenato clásico, encontraran una composición literaria llena de la tradicional narrativa, oral y costumbrista, que hacen de nuestros cantos un soporte para el sostenimiento de ese Macondo nuestro, sin perder su esencia por la ausencia de verbos y contar con sustantivos más referentes que los hechos mismos que generaron esta magistral composición, hasta este momento como ninguna otra observada en la canción latinoamericana, de la cual se conozcan antecedentes.


Posts Recientes