• Mary Mosquera @mary.mosquera

Pesares, alegrías y reyes del Festival


El rey de reyes Almes Granados es coronado por el presidente del Festival, Rodolfo Molina

Es costumbre que entre acuerdos y descontentos se elijan los reyes del Festival de la Leyenda Vallenata cada año, ante la imposibilidad de satisfacer a más de un millón de personas que tienen acceso, ya sea presencial, virtual o radial, para apreciar los diferentes concursos; al final, solo un reducido grupo se alegra con la decisión del jurado, que -entre otras cosas- la mayoría de las veces aciertan en la elección.


Para no retroceder a años anteriores, en este escrito nos centraremos en la versión 55 rey de reyes, que no fue ajena a las críticas por la forma cómo quedaron ubicado los ganadores en el pódium, descontento que se agudizó, luego de conocerse el listado de los finalistas, quienes quemarían los últimos cartuchos en la tarima ‘Colacho Mendoza’ del parque de la leyenda en busca del codiciado trofeo, fueron ellos: Almes Granados, Raúl ‘Chiche’ Martínez, Wilber Mendoza, Ciro Meza y Julián Mojica.


La selección de estos cinco acordeoneros desencadenó un vendaval de crítica; más de mil interacción en redes sociales rechazando la escogencia del jurado y responsabilizando directamente a la fundación por haber dejado por fuera de la competencia a acordeoneros de la talla de Julián Rojas, Saúl Lallemand, Fernando Rangel y Luchito Daza, igual de preparados, según los críticos, que los finalistas. Incluso, un concursante molesto se atrevió a asegurar que ya se sabían el nombre del ganador antes de subirse a la tarima ‘Colacho Mendoza’ del parque de la Leyenda Vallenata.


Elegido el rey de reyes sin muchos aplausos


El malestar de muchos asistentes al parque de la leyenda la noche de la final, opacó la efusividad y ovación que le pertenecían a Almes Granados por haberse coronado rey de reyes de del festival en su versión 55 y poner en la cresta de la ola, a la dinastía que guarda en su historia 14 coronas en diferentes modalidades en el mismo festival.

Julián Mojica ocupó un segundo lugar, que muchos presentes desearon que fuera el primero, por la serenidad con la que ejecutó el acordeón, el conjunto de melodías con arreglos que combinó a la perfección y un repertorio de canciones acordes con las exigencias de un festival de esta talla; de haber ganado Mojica, seguramente la lectura en la historia festivalera se hubiera leído de otra forma.


La tercera posición del pódium en acordeón profesional rey de reyes fue para Ciro Meza, un veterano del acordeón con una métrica precisa que jamás le permitió salirse de la melodía del vallenato tradicional. El trasegar de Meza en el festival le ha dejado tres coronas en distintas modalidades: infantil, aficionado y profesional, aunque en su trayectoria musical se lee un extenso capítulo internacional; participó en el festival ‘Mundial del Acordeón’ en Alemania, en el ‘Iberoamericano de Cultura’ realizado en Francia, en ‘Expo-Lisboa’, en Portugal, igualmente sus notas han sonado en Rumania, Bulgaria, Rusia, España, Barcelona y en Estados Unidos.


Reinas vallenatas categoría mayor y menor


Sara Valentina Vega, reina mayor. Foto Cortesía.

Desde hace cuatro años la fundación Festival de la Leyenda Vallenata decidió crear una modalidad direccionada solo a la intervención femenina denominada ‘Reina Mayor’ y con ella, darles participación a mujeres adultas y desligarlas de la categoría de acordeón profesional junto con los hombres; es por lo prematuro del concurso que la cobertura ‘reina de reinas’ no logró cubrirlas y se realizó el concurso como una versión normal.


La primera coronada en esta modalidad fue para Loraine Lara en el año 2019, luego Jeimi Arrieta la releva en 2020 y Nataly Patiño en 2021. Este año se inscribieron diez acordeoneras con la ilusión de ganar la corona número cuatro, entre ellas, algunas féminas que han tenido reconocimiento en estos certámenes e integrantes de dinastías en la música vallenata.

La posición más alta del pódium la ocupo María Sara Vega, una joven que nació hace 20 años en Urumita, La Guajira; el año anterior había ocupado el tercer lugar y con la mentalidad de coronarse reina llegó a Valledupar; concursó, tocó, encantó y ganó. En las posiciones siguientes subieron al sitial de ganadoras la vallenata Wendy Paola Corzo y Sara Marcela Arango procedente del departamento de Córdoba.



Sara Valentina Rhenals, reina menor. Foto Cortesía.

Mientras que las mujeres adultas se ganaron su merecido espacio ejecutando el acordeón para lograr competir entre ellas; las niñas hicieron lo propio obtener reconocimiento en la fiesta folclórica que corona reyes y reinas cada año. En esta categoría menor se coronó una niña oriunda de Santa Marta, tiene 13 años y responde al nombre de Sara Valentina Rhenals, seguida de Heinis Gulfo y Sofía Pinzón, segundo y tercer lugar respectivamente.


Acordeoneros aficionados

Edgardo Alfonso Bolaño. rey aficionado. Foto Cortesía.

De esta categoría es poco lo que se habla en los festivales, pero es un escalón importante para la preparación de un futuro rey: aporta experiencia, fogueo en tarima y encuentro cara a cara con el público, sin restarle importancia a la preparación de estos jóvenes, que dedican horas, días y hasta semanas en concentración absoluta. De la afición al profesionalismo en el concurso de acordeoneros no hay distancias abismales, ya que con la misma perseverancia, dedicación, afinación y práctica, se puede ganar la tesis que les otorga el simbólico título.


Durante el festival vallenato versión 55 de 2022, el riohachero Edgardo Alfonso Bolaño se impuso ante sus compañeros y se coronó rey, seguido de Juan Miguel Martínez y Jairo Gacel Moreno en segundo y tercer lugar respectivamente.


Dos reyes en piqueria


La confrontación de versos con rima tiene su fanaticada propia, muchas personas se emocionan al escuchar ese conjunto de consonantes o asonantes empleados en una composición que pareciera ofender al contendor, pero que no es más que un ingrediente para aceitar las jornadas y activar el volumen de la alegría en el público.

Julio Cárdenas, rey de reyes de la piqueria. Foto Cortesía,

La piqueria ha estado preste en gran parte de los 55 festivales vallenatos realizados, razón por la cual estuvo en la lista de los tres concursos denominados rey de reyes en esta versión del certamen folclórico. Los catorce participantes que se inscribieron en la categoría mayores, son experimentados repentistas, de agilidad mental y creativa asombrosa para hacer versos espontáneos, con fanaticada propia que los aplauden y celebran sus duelos musicales.


Julio Rafael Cárdenas ostentará la corona de rey de reyes de piqueria por cinco años, cuando nuevamente este concurso tenga lugar y se dé a conocer otro nombre para relevarlo del trono; en este pódium lo acompañaron Iván René Becerra quien ocupó el segundo escalón y Alcides Antonio Manjarres el tercero.

Alex Alex Barros, rey infantil de piqueria. Foto Cortesía.

Desde 2018 vienen ganando espacio en los festivales un semillero de verseadores infantiles, encargados de recibir ese legado, evitar que desaparezca en repentismo en los festivales y salvaguardar esta expresión cultural que permite enfrentar al contendor y derribarlo con versos y rimas.


En el libro que registra los nombres de los ganadores del festival vallenato del año 2022, a partir de este certamen, aparecerá el nombre de Alex Alex Barros como rey infantil de piqueria 2022, que mientras estuvo en tarima recibió la ovación constante del público que explotaba en júbilo cada vez que cantaba un verso. En su staff de ganador lo acompañan la niña Dahiana Andrea García y Emmanuel Almendrales segunda y tercero respectivamente.


Reyes infantil y juvenil

Santiago David Oñate, rey infantil. Foto Cortesía.

Es gratamente admirable ver la cantidad de niños, niñas, jóvenes y adolescentes, integrantes de un semillero de artistas que pretenden perpetuar el folclor vallenato; y más grato aun, verlos ejecutar un acordeón, una caja, una guacharaca, cantar y/o versear, y con tal precisión, verlos interpretar los cuatro aires vallenatos, puya, paseo, merengue y son.

Jerónimo Villazón, rey juvenil. Foto Cortesía

El festival ha sido la plataforma para irrigar esa pasión en este sector de la sociedad que se ha ganado un amplio terreno en los festivales y se proyectan para perpetuarlo. Tres niños que no superan los 12 años de edad cada uno, conformaron en cuadro de ganadores en la modalidad infantil; responden a los nombres de Santiago David Oñate, Maikel Rodiño y Mario Niño, en su orden rey, segundo y tercero.


Pasar de infantil a juvenil el requisito es cumplir unos años más, tener disciplina en las prácticas del instrumento e interés por hacer las cosas bien en tarima, en esta categoría se coronó como rey juvenil Jerónimo Villazón, en segundo lugar lo ocupó Lawrence Noguera y el tercero Raúl Martínez.


Canciones que ganan en rey de reyes


Aún la ciencia no ha develado una receta mágica para componer canciones que de entrada se ganen el favoritismo del público y del jurado a la vez; lo que sí es evidente, es que los ingredientes que utiliza cada concursante son diferentes al de su homólogo. En este festival cada compositor describió su experiencia con respecto al personaje referenciado para ello, el homenajeado Jorge Oñate y, como toda regla tiene su excepción, el concurso de canción vallenata inédita no fue ajeno a esa norma, algunos participantes se inspiraron en otras musas.


El factor inspirador del vallenatos de antaño era el cosmos y todos sus elementos: personas, historias, animales, paisajes, caminos, montañas, valles, ríos, etcétera. Y aunque ese panorama se torne diferente en los tiempos actuales, haya evolucionado el universo, se hagan mezclas de sonidos, el amor ya no enternezca y el respeto a la musa también se haya perdido, los compositores que participan en el festival siguen haciendo excelentes obras poéticas, claro, son profesionales del oficio y tienen la experiencia para hacer cantos para encantar en este tipo de espectáculos.

 Gustavo Calderón, rey de reyes de canción inédita. Foto Cortesía.

Prueba de ello fueron las 23 canciones que se escucharon en la tarima ‘Francisco El Hombre’ de la plaza Alfonso López durante la realización del festival en su versión 55, de las cuales un merengue y dos paseos fueron escogidos por el jurado para conformar el pódium de ganadores; fueron ellos: ‘La Parranda Vallenata’, un merengue que evoca una tradición cultural de la comunidad vallenata, que alrededor de un acordeón, una caja, una guacharaca, una botella de cualquier licor, una olla de sancocho y el amor de una mujer, compartían vivencias y anécdotas toda la noche; el compositor es el cesarense Gustavo Calderón.


Acompañaron a Calderón en este sitial de ganadores, en el segundo escalón el guajiro Rafael Manjarréz compositor de uno de los 15 paseos inscritos en el certamen, titulado ‘Con la voluntad de Dios’, una súplica por un amor no correspondido, obra cargada del romanticismo y costumbrismo al que nos tiene acostumbrados Rafa; la tercera posición fue para la patillalera Antonina Segunda Daza su obra en ritmo de paseo la tituló ‘Aquí estoy yo’, referenciando su presencia en el evento folclórico.


Otras canciones con profunda exquisitez poética que no alcanzaron a ubicarse en el sitial de ganadores, seguramente por unas cuantas milésimas menos, también fueron ampliamente ovacionadas por el público que entendió la excelente estructura en sus construcciones, además, porque en las que se quedaron por fuera rendían honor al homenajeado en el certamen.


Entre éstas se destacan la compuesta por Adrián Villamizar, una composición que sobrepaso cualquier paradigma para componer, la canción la tituló ‘Mil sustantivos’, es decir, que la obra no tenía ni un verbo, difícil para cualquier parroquiano escribir de esta forma, con una cadencia rítmica única y cargada de sustantivos, se desconoce si el jurado la entendió así, pero mereció aplausos de píe Villamizar.


También sin explicación quedaron las canciones ‘Soy leyenda’ de William Klinger, una canción nostálgica, alimentada con elementos y acontecimientos de la cultura vallenata que hizo leyenda Jorge Oñate y ni qué decir de ‘El verso más lindo del mundo’ un recorrido por la remembranza de los cantos vallenatos, del amor y de sus autores, la puesta en escena de esta obra fue distinta, Iván Ovalle se vistió al igual que se agrupación con indumentaria indígena.


Los mejores bailadores del pilón

‘El Pilón de Amedi’, primer puesto. Foto Gortesía.

Después de dos años, los grupos de piloneros volvieron a engalanar las calles de Valledupar con su tradicional danza del pilón, tres sectores sociales se vieron representados entre los danzantes, mayores, juveniles e infantiles y de éstos, se seleccionaron las nueve comparsas ganadoras que tienen la misión de seguir salvaguardando la tradición.


Estos pódium los conformaron: piloneras mayores primer puesto ‘El Pilón de Amedi’ segundo ‘Piloneros CPV Valledupar’ y terceros ‘Pilón Cañaguate’. En la categoría juvenil los tres puestos quedaron así; ‘Colegio Loperena Central’, ‘Grupo folclórico y cultural talento Jaguero’ y ‘Corpotawanty’. Mientras que en la categoría infantil ‘Piloneritos Colsafa’, ‘Los pequeños del balcón’ y ‘Senderos de paz’, ocuparon las tres posiciones en ese orden.


Posts Recientes