• Redacción Nicho Cultural

Xavier Kammerer, el que toca el son sólo con los bajos, es ‘rey de reyes’ del ‘Cuna de Acordeones’


Cuando abrió el fuelle, los presentes notaron que el protagonismo lo tenían los bajos, lo cual es muy normal cuando del son se trata, pues en cuestión de bajos, de los cuatro aires es el rey. Lo que tal vez esperaban todos era que después de la introducción de la canción, el participante usara los dedos de su mano derecha y digitara los pitos de su acordeón, pero eso no sucedió; su mano derecha abrazaba -inmóvil- los pitos de su instrumento, mientras la izquierda hacía un impecable trabajo que se convirtió en un histórico acontecimiento: Xavier Kammerer Ramos, en la plaza de su natal Villanueva, interpretó el aire de son usando únicamente los bajos de su acordeón.


Fue una hazaña que llevó a tarima contraviniendo ‘un millón’ de voces incluyendo las de colegas, compañeros, familiares y amigos, que le advertían que los bajos no se podían tocar así, que requerían de la marcación de los pitos, que no se arriesgara porque le iban a llover críticas, que pensara en la magnitud del festival, que por favor lo reconsiderara; sin embargo, armado con su talento y su fe, con la confianza que dio la práctica y dispuesto a asumir las consecuencias que hubiera que asumir, llevó a cabo su proeza y logró demostrar que apostarle a los procesos creativos e innovar está bien y arroja resultados positivos, de esos que escriben historias como la que él acaba de escribir.

Xavier Kammerer, rey de reyes del festival Cuna de acordeones. Foto Cortesía.

“Yo dije: en un ‘rey de reyes’ tienes que mostrar la diferencia y eso me ayudó; yo asumo la responsabilidad, que pase lo que pase”, narró Kammerer Ramos, en conversación con Nicho Cultural, sobre su hazaña, que adquiere dimensiones grandiosas, cuando se mira en contexto, pues la interpretación que hizo del son usando sólo los bajos de su acordeón tuvo lugar en la segunda ronda del concurso de acordeón profesional del Festival Cuna de Acordeones, en su versión rey de reyes; el mismo en el que dos rondas después fue elegido como ganador, dejando en el camino a experimentados reyes como Julián Rojas, quien ocupó el segundo lugar; su paisano Yorjan Herrera, quien quedó de tercero; Manuel Vega Vásquez y Guillermo Ortiz, quienes no alcanzaron a entrar al podio, quedando de cuarto y quinto lugar, en ese orden.


Aunque en la ronda final del concurso, que tuvo como jurado calificador a Martín Tordoya, Julián Mojica y Alexander Sánchez, Kammerer usó pitos y bajos para interpretar el son ‘Abraham con la botella’ (Francisco Pacho Rada), porque se dijo “Bueno ahora voy a hacer mezclas”; es por eso que se pueden apreciar amplias franjas de la interpretación con protagonismo único de los bajos, pero también el rol marcante de los pitos.


Fueron tres años de estudio del son, de ensayos sublimando los bajos, de tocar el acordeón dejando quieta la mano derecha, de soslayar las críticas que le llovían por montón, de creer buscar maneras para potenciar su arte, para ser un rey completo: “Para ser un rey completo debes cantar, componer y, lo más esencial, crear. Simplemente me preparé para dar un espectáculo a mi pueblo, logrando ser el primer acordeonero en la historia del vallenato que toca un son todo en los bajos. La gloria sea para Dios siempre”, escribió en sus primeros momentos de rey como reyes.


La razón para que Kammerer esté tan contento es porque a partir de ahora no será solamente ‘Xavier, el que toca el son usando sólo los bajos’ sino que pasa a la historia como el primer acordeonero villanuevero en coronarse rey de reyes en el Cuna de Acordeones de natal Villanueva, donde hace diez años (2002) ganó el título de rey profesional.


Se suman a su alegría y sentimiento de ‘tarea cumplida’ que, en ese propósito de ser un acordeonero completo, ha ido incorporando a su repertorio canciones compuestas por él; dos de los temas interpretados en esa gran final son de su autoría: la puya ‘Que toquen como yo’ y el merengue ‘El momento de la batalla’, que además cantó.

Los otros temas interpretados, además del son con el que le rinde honores al padre del son, ‘Pacho’ Rada, fueron el paseo ‘Marula’, de la autoría de Enrique Zequeira, y ‘Difícil de igualar’, de Jorge Valbuena, en aire de Romanza, con la que cerró su participación. Sus compañeros de grupo fueron: Guamaldo Kammerer, Tony Álvarez, Efraín Díaz.


Después de los abrazos y felicitaciones y reconocimientos por haberse atrevido a hacer algo distinto y haberlo logrado, Xavier se despidió de la tarima Escolástico Romero de Villanueva y se fue feliz, acompañado de sus cercanos, a casa de su padre para tener un momento de celebración, merecida después de veinte días de cuidados, de no trasnochar, no beber licor, de alimentarse bien, de afianzar sus saberes con el acordeón, de cohibir su mano derecha sobre los pitos, de vigorizar su mano izquierda para que sus dedos hicieran aquella danza mágica sobre los bajos.


Otros ganadores


En las otras categorías, el cuadro de honor del Festival Cuna de Acordeones, en su versión 44 - rey de reyes, realizado en Villanueva – La Guajira, del 16 al 18 de septiembre, quedó conformado de la siguiente manera. Acordeoneros Profesionales: Xavier Kammerer, Julián Rojas y Yorjan Herrera; Acordeones Aficionados: Luis Daniel Ojeda, Sebastián Wilches e Iván Tobías; Acordeones Infantiles: Santiago David Oñate; Richard Sardoth y Santiago Efraín Herrera; Canción Inédita: Octavio Daza con el paseo ‘Humildad y nobleza’, Alonso Quintero con el paseo ‘Dale gracias’ y José Mazeneth con el paseo ‘Romance de un acordeonero’; Piqueria Profesional: Teobaldo Peñaloza, Iván Becerra y José Fernando González


Posts Recientes