• Mary Mosquera @mary.mosquera

‘Leandro’, una serie para ver con los ojos del alma


Imagen de la serie Leandro. Cortesía.

Historias de canciones como ‘Matildelina’, ‘La diosa coronada’, ‘dónde’, ‘Dios no me deja’, ‘el cardón guajiro’ y un centenar más que hizo Leandro Díaz Duarte (1928-2013), serán recreadas en las pantallas y se transmitirá por RCN televisión y vía streaming por Amazon, a partir del lunes 19 de septiembre a las 9:30 de la noche, donde el mundo entero podrá verlas. Los seguidores de Leandro Díaz y amantes de la música vallenata en general esperan ansiosos ver a Silvestre Dangond haciendo su mejor papel en la personificación del compositor hatonuevero que con convicción enseñó a que es posible descifrar la belleza natural, el amor y ver más allá de las retinas, con los ojos del alma.


De las mujeres que marcaron la vida de Leandro Díaz e inspiraron su musa, la más connotada fue la canción que le hizo a Matilde Elina Negrete, un amor platónico que nunca se cristalizó y solo quedó dibujado en el imaginario del autor la silueta de mujer hermosa, elegante y con donaire al caminar, capaz de hacer sonreír esa extensa llanura de tierra reverdecida por el rocío de tantas madrugadas. Este papel en la serie ‘Leandro’ está a cargo de la actriz cartagenera Laura Marcela de León Céspedes.


Con el pensamiento embebido en un amor Leandro escribió una escena que luego cantó: “Un mediodía que estuve pensando / en la mujer que me hacía soñar / las aguas claras del río Tocaimo / me dieron fuerzas para cantar / llegó de pronto a mi pensamiento / esa bella melodía / y como nada tenía / la aproveché en el momento”, trozo de la canción Matildelina.


La serie será presentada en 80 capítulos con duración de una hora cada capítulo, pese a que está muy pegada a la vida del personaje y pretenden mostrar imágenes conocidas e inéditas del compositor, la historia, lugares y musas para sus composiciones, el rechazo de su padre y de la sociedad por ser invidente y la lucha de un artista, hasta convertirse en ícono del folclor vallenato; es pertinente aclarar que en trabajos seriales y/o documentales como estos, basados en la vida de algún personaje público, contienen un alto porcentaje de ficción que aleja la producción de la vida cotidiana del personaje, ello con el fin de hacerla mucho más entretenida y apta para todo público.


Quien fue Leandro para el folclor vallenato

Leandro Díaz (qpd). Foto Cortesía

De Leandro Díaz se podría escribir una enciclopedia completa que alimentara el ecosistema musical del país, nutrida con todos los aportes culturales que hizo, enfocando el tema central en la forma particular de verbalizar la felicidad desde lo más profundo del alma; describiría el texto, ese imaginario mágico que lo llevó a cantarle a su tierra, al amor, a los amigos, a una diosa, a la primavera, al verano y a tantas otras circunstancias de su existencia trepado en la caceta ‘polo’ de Hatonuevo, donde volvió a cantarle a su tierra con una emoción parrandera.


Leandro fue una de las más grande manifestaciones naturales del canto vallenato, poseedor de una extensa obra que sobrepasaba los 100 títulos, difundidos hasta la saciedad por las más consagradas agrupaciones musicales nacionales e internacionales; inspiradas en lo que tenía cerca, el amor a las mujeres que le sirvieron de musa, como Josefa Guerra, Matilde Elina Negrete, Nelly Soto, Iselina Aragón o de Helena Clementina Ramos, con quien engendró un heredero, llamado Ivo, que hoy recorre su legado y lo trasmite para la posteridad.


Con todo el tiempo disponible para pensar, puesto que era la única actividad que podía idear en su fantástico mundo, cargado de sabiduría, capacidad poética y melódica, Leandro almacenó una sencillez asombrosa que lo acompañó siempre, una forma simple de ser un hombre campesino, de pueblo, un amigo. Nunca se le vio disgustado, admiraba de los demás y fue ejemplo para una generación que pide espacio en la extensa galaxia musical.


Leandro, fue un quiromántico fugaz, muchas cosas ocultas para el resto de los mortales, fueron percibidas por él, en su extensa obra musical expresó frases y mostrado realidades de una manera asombrosa, vistas a través de un ‘prisma’ especial, que es exclusivo suyo. No solo le sirvió la clarividencia para presagiar desgracias, sino que también en su imaginación, descifraba los encantos de la naturaleza, diferenciaba los tiempos, presagiaba las lluvias, identificaba la felicidad de la sabana al paso de una mujer, entendía las delicias de la vida a través de las miradas de una diosa, pese a la condición de invidencia. La fuerza interior y valentía le obligaron a rasgarse esa camisa lástima y tristeza para enfrentar el mundo y conquistarlo con versos.


Sus primeros cantos los escribió siendo aún niño en la finca en Lagunita de la Sierra, cuando empezaba a familiarizarse con los elementos de su noche eterna, ceguera congénita que jamás lo sometió y que, por el contrario, lo redimió de ese dolor y lo iluminó con la libertad para ser él. Nunca naufragó aunque navegó en el mar a oscuras, la intuición desarrollada por sus oídos le dio la sapiencia necesaria para describir su entorno, dialogando con la naturaleza, sintiendo como llegaba el verano; siendo ya un poeta, sin las premuras que lo perseguían y atormentaban en la niñez, pues éstas habían sido conjuradas con el paso de los años, en los que agendó itinerarios por veranos, inviernos, otoños y primaveras, estaciones que se materializaron en su humanidad desde su infancia, en la que hubo fuertes sequías, con carencia de afecto, cuidados y muchas otras cosas, pero sobretodo sin la luz en sus ojos, por lo que fue confinado a un universo en tinieblas en el que debió soportar los violentos tropezones de una niñez ‘a tientas’.


Nos queda de Leandro


De Leandro nos quedan sus letras, la primera canción se la grabó Luis Enrique Martínez titulada ‘A mí no me consuela nadie’ y siguió una trilla con otras tantas de su autoría: Dios no me deja, Soy, La Gordita, Matildelina, Los Tocaimeros, El verano, El negativo, Quiéreme, La Diosa Coronada, Carmencita, La parrandita, Cardón Guajiro, Mi memoria, Fui de tu alma, La contra, Olvídame, Solo fuiste un accidente, Parrandero hasta la muerte, A mí no me consuela nadie, Estoy que pierdo a mi novia, Pasión y duda, Otro amor de novela, El parrandero, Llorando arrepentido, Mujer infiel, Corina, Preciosa mujer, entre otros.


“Una mañana primaveral luego de levantarse, dio un suspiro profundo se recostó sobre el espaldar del sofá, mientras la brisa de abril le acariciaba sutilmente. Se quedó inmóvil, con los ojos cerrados y una sonrisa casi imperceptible dibujada en el rostro, embebido en un silencio que sólo era interrumpido, por la danza de las hojas de los frondosos árboles de mango, que espontáneamente soltaban frutos que se golpeaban al caer al pavimento, sin abrir los ojos y sabiéndose dueño único de su imaginación, expresó “¿Usted sabe lo que es una tarde de sol en el campo verde, y que de pronto pasa un nubarrón y cae una llovizna? Eso es la primavera… Sí, soy muy amigo del campo”. Así comenzó una mañana, en la que Leandro Díaz habló del clima, de catástrofes naturales y de ‘cualquier cosa’; meditó acerca de su vida y relató vivencias añejas; contó chistes, entonó algunos cantos y rió a carcajadas, de detalles pasados y presentes que marcaron su vida”, relato de un encuentro entre Leandro Díaz y una periodista.


Elenco de Leandro

Parte del elenco de 'Leandro'. Foto Cortesía

Me habían ofrecido actuar, pero no me había seducido ningún papel; este de entrada me sedujo, pasaron cosas en mi vida con el maestro que siento que toda estaba unida. Mi universo tuvo siempre ligado a compositores, cantantes, acordeoneros y crecí viendo eso, por eso plasmarlo para mí es un gozo”, expresó Silvestre Dangond protagonista principal de la serie ‘Leandro’, quien tomo el papel en la adultez. La infancia del invidente creador de canciones fue protagonizada por el niño Abel Antonio Villa, hijo de Beto Villa Jr., es decir nieto de Alberto Villa ex acordeonero de Los Betos.


Silvestre Francisco Dangond Corrales nació en Urumita en La Guajira. Es en la actualidad uno de los cantantes más destacados de música vallenata, luego de una corta temporada como presentador de un concurso televisivo, vuelve a la pantalla esta vez con la faceta como actor; el papel protagónico de la serie lo hace al lado de Laura de León.


Aunque el corazón de Leandro Díaz le perteneció a varias mujeres, muchas de estas musas que inspiraron sus canciones, su amor imposible fue Matildelina una recatada dama nacida en el corregimiento de El Plan en La Guajira. Entre Leandro y Matilde nunca hubo una relación sentimental, pese a que el compositor la pretendía, la componía versos y lanzaba flechazos de amor, el corazoncito de Matilde estaba ocupado y ella, decidió ser fiel a su pareja. La personificación le veremos en Laura Marcela de León Céspedes, una actriz, presentadora, modelo y empresaria cartagenera, que cuenta con un recorrido en la televisión colombiana que la ubican en la lista de las preferidas de la audiencia del canal RCN.


Otro personaje trascendental en la vida del compositor, visible en la serie ‘Leandro’ fue el de Fráncico Irenio Marzal, conocido como ‘Chico Bolaños’. A ‘Chico Bolaño’ se le responsabiliza de trazar el futuro histórico de la música vallenata, de ser el inventor del son, el merengue, el paseo y la puya, pionero en la marcación del bajo en el acordeón para mostrar la transición al interpretar cualquiera de los cuatro ritmos musicales.


‘Chico’ y Leandro fueron muy unidos, conformaron una agrupación para parrandear, dar serenatas y tocar en casetas, también hicieron presencia en algunos festivales que se realizaban en la época. Este personaje lo personificó John Bolívar quien destacó, para Nicho Cultural, su emoción por hacer parte del elenco de una serie, donde se exaltan las características artísticas de un personaje como Leandro. “Leandro aferrado a Dios que nunca lo dejo solo, como lo dice en su canto, luchó con los ojos del alma contra todas las adversidades que encontró en su vida, fue un luchador que venció a las tinieblas”, expresó Bolívar.


Luis Mario Jiménez, un talento en la actuación cesarense interpretó al ‘Negro Yumeca’, un guacharaquero de la agrupación que hicieran ‘Chico Bolaño’ y Leandro Díaz, época de los comienzos musicales en la infancia de Leandro. “siempre admiré a Leandro Díaz, por ser yo sandiegano, lo sentía cerquita y tenía claro que debía contribuir en la forma de narrar la historia de un compositor de la talla de Leandro, además que me dejara una enseñanza de vida, Dios me dio la oportunidad y pude compartir con actores tan profesionales, eso me llenó de emoción y orgullo”, comenta Luis Mario.


Completan este grupo de actores y actrices Carmenza Gómez, Aida Bossa, Diego Vásquez, Viña Machado, Mario Espitia, George Slebi, Paula Castaño, Daniela Tapia, Marciano Martínez, Emilia Ceballos, Beto Villa, Jair Romero, Emerson Rodríguez, Víctor Hugo Ruíz, Guillermo Vives y María Laura Quintero. La producción ejecutiva es de Ana María Pérez, la dirección de Víctor Cantillo y Juan Carlos Mazo.


Escenarios


Las locaciones focalizadas fueron aquellas poblaciones donde Leandro Díaz pasó la mayor parte de su vida, los municipios de San Diego, Tocaimo, La Paz, Manaure, Pueblo Bello, Valledupar, en los corregimientos de Guacoche y Valencia de Jesús, en el Cesar; igualmente en San Juan del Cesar, Sambrano, Corral de Piedras, Lagunita, Los Pondores, La Peña y El Plan en el departamento de La Guajira y una edificación en bahareque construida en tiempo record en los estudios de RCN televisión en Bogotá.


Además del emocionante recorrido por las canciones vallenatas compuestas por el hatonuevero ícono del vallenato, la producción llevará al televidente a un viaje para explorar poblaciones y paisajes de la región Caribe colombiana. El rodaje de la serie ‘Leandro’ aún no ha terminado, según sus directivos, aseguran que falta por lo menos un mes largo de grabaciones.


Autor de referencia

Alonso Sánchez Baute, autor del libro 'Leandro'. Foto Cortesía.

El guion de la historia fue tomado de la novela biográfica ‘Leandro’ del escritor Alonso Sánchez Baute, en la que reconstruye vivencias del compositor, su trasegar en la ruralidad y aportes a la construcción de cultura. La novela fue publicada bajo el sello editorial Alfaguara en el año 2019, uno de los universos literarios de Sánchez Baute es Valledupar, ciudad en la que vivió los primeros años de vida y que lo hizo enamorar de su cultura y la particularidad vivencial de sus gentes.


La música vallenata no es lo que escucho por instinto, en el vallenato me he venido metiendo en los últimos años, por sus personajes e historia más que por la música, me gusta saber qué pasa con los personajes en ese contexto”, le expresó Sánchez Baute a un medio de comunicación.


En ‘Leandro’ novela escrita, se da una multiplicidad de voces que alimentan la narración, gran parte de este importante insumo lo suministró Ivo Luis Díaz, hijo de Leandro, cantante y compositor vallenato, además de otras narraciones que se sumaron más de 12 participantes.


Alonso Sánchez vallenato de nacimiento, tiene por lo menos cinco obras escritas de su pluma, En 2002 se ganó el premio nacional de novela Ciudad de Bogotá con su obra ‘Al diablo la maldita primavera’ y participó en 2019, en una feria de libros con ‘Leandro’, obra con la que aborda la vida del compositor vallenato.


“Todos mis libros son híbridos porque me gusta trascender los géneros, cada texto es una mezcla entre lo periodístico y literario. Una parranda vallenata es un sitio a donde uno va a escuchar historias; lo que importa no es la música sino la letra que hay detrás de la canción”, puntualizó Sánchez Baute.

Posts Recientes