• Redacción Nicho Cultural

Sincelejo se inunda de mariposas


Imagen de referencia. Cortesía.

Fue entonces cuando cayó en la cuenta de las mariposas amarillas que precedían las apariciones de Mauricio Babilonia. Las había visto antes, sobre todo en el taller de mecánica, y había pensado que estaban fascinadas por el olor de la pintura. Alguna vez las había sentido revoloteando sobre su cabeza en la penumbra del cine. Pero cuando Mauricio Babilonia empezó a perseguiría, como un espectro que sólo ella identificaba en la multitud, comprendió que las mariposas amarillas tenían algo que ver con él. Mauricio Babilonia estaba siempre en el público de los conciertos, en el cine, en la misa mayor, y ella no necesitaba verlo para descubrirlo, porque se lo indicaban las mariposas”: ‘Cien años de soledad’ – Gabo.


Eran amarillas las mariposas asociadas al personaje del Nobel de literatura colombiano. Eran mensajeras y bonitas las que describió el compositor Rafael Escalona en sus cantos; era una mujer con forma de mariposa la que había descrito muchos años atrás el también compositor ‘Don Toba’ (Tobías Enrique Pumarejo). Al poeta cantor Iván Ovalle Poveda lo hizo subir al cerrito de la Popa y al cerro de las monjas florecido en Cañaguate, persiguiéndola inútilmente; y al poeta Nidio Quiroz le invadieron las tripas.


Ellas, las mariposas, han estado presentes en la vida literaria, poética y cotidiana, llenando los días de magia, inspiración y color, con contundente mensaje de resiliencia milagrosa, cuando dejan de ser orugas para convertirse en bellas mariposas, de esas que en Colombia hay abundantes especies y a las que próximamente se el Centro Cultural del Banco de la República les rendirá un homenaje, a través de la exposición ‘¡Que vivan las mariposas! un tesoro natural de Colombia’, en su sede se Sincelejo, en Sucre.


Son aproximadamente tres mil doscientas especies de mariposas de las que se tiene conocimiento que pueblan el territorio colombiano, situando a este como el segundo país con más rico del planeta en estos insectos, con especies exclusivas.


Y es esa belleza, variedad y significado histórico de las mariposas lo que se proponen documentar con esta exposición, con el ánimo de ayudar a entender la urgencia de conservar los bosques, las cañadas y los matorrales, sin los cuales no existirían estos insectos ni muchos otros animales.


La exhibición mostrará imágenes de las mariposas, provenientes de las colecciones del Banco de la República: la Biblioteca Luis Ángel Arango, en Bogotá; la Colección Filatélica, de Medellín, y la Colección de Arte, de Bogotá, complementada con obras de otras bibliotecas nacionales y extranjeras.


La belleza de las mariposas y la magia de su metamorfosis han fascinado a diversas culturas desde tiempos remotos. Se las ha visto como símbolo de la divinidad femenina, del aliento vital, del alma de los guerreros muertos, del espíritu de los ancestros. Unas tradiciones las asocian con la vida, la muerte y la resurrección del ser humano; otras, con brujas y demonios o con hadas, ninfas y ángeles. La comunidad LGBT, identificada con la transformación que experimentan las mariposas, las escogió como uno de sus símbolos”, publica BanRepCultural.


Los asistentes a la exposición, que estará dispuesta en Sincelejo durante todo el mes de septiembre, podrán conocer dónde viven y cómo se reproducen estas especies, resaltando su importancia para los ecosistemas y para los científicos, que han dedicado especial interés a la biología de estos insectos alados, dotados de una asombrosa capacidad de ver y de orientarse.


La exposición hará énfasis en el mensaje de conservación de los bosques, cañadas y matorrales, que son los hábitats de las mariposas, a las que la ciencia considera un indicio de la conservación de los ecosistemas.

Posts Recientes